Friday, January 22, 2010

El infinito en la palma de la mano


Hay cosas buenas para decir sobre El infinito en la palma de la mano (Seix Barral, 2008, 237 pp.), de Gioconda Belli, pero principalmente hay que criticarlo. Lo digo porque tomó una idea muy fuerte (un recuento fresco y moderno de la historia de Adán y Eva) e hizo un esfuerzo decidido por desperdiciarla.

Varias cosas al respecto. La prosa está llena de errores (cosas tan sencillas y evidentes como “Lo movimientos de Adán” [p. 124] abundan) y hay un desfile casi moscovita de gerundios desacertados. Además, hay detalles narrativos que fallan: por ejemplo, la narración generalmente sigue los pensamientos y sensaciones de los personajes, así que me parece muy raro que estos dos seres recién creados y desnudos sepan lo que es el encaje: “el liquen y el musgo se derramaban como encaje sobre sus cabezas” (p. 23). Asimismo, hay palabras que desajustan las frases, comparaciones injustificadas, repeticiones deslucidas, metáforas ingenuas. ¿Qué tal estos dos casos de negligencia a la hora de revisar? “Al descampado, junto a las rocas que circundaban la cueva, se acurrucó junto a él” (pp. 112-113; énfasis añadido); “Trató de no perder de vista la colina al otro lado desde donde avistaría el mar, pero bien pronto se vio rodeada de altos troncos y denso follaje” (p. 136; énfasis añadido). En general, creo que estamos ante un manuscrito a dos revisiones profundas de estar listo para ser publicado; tal vez el prospecto de ganarse el premio lo aguijoneó para que saliera de la crisálida antes de tiempo. (Y se lo ganó: el Premio Biblioteca Breve 2008).

En medio de todo eso, hay que celebrar ciertas oraciones, que quedaron lujosamente descritas, y ciertas ideas fueron ingeniosamente pensadas y expresadas. Por ejemplo, me gusta esta, sobre Adán: “Le asombraba encontrar dentro de sí la respuesta para los acertijos con que lo enfrentaba la necesidad” (p. 130). Se nota el oficio que tiene Belli como poeta.

Hay unas visiones bastante estereotípicas de los hombres y las mujeres (podríamos decir que se justifica, ya que evidentemente estamos ante el “tipo” del hombre y el de la mujer). No obstante esos estereotipos, los diálogos y pensamientos de ambos personajes son interesantes, y su interacción a veces logra ser fascinante. El juego de culpas en torno al fruto prohibido es traído de manera efectiva a la relación entre Adán y Eva. El proceso mediante el cual aprenden a conocer el mundo (cazar y construir, por ejemplo) y a conocerse a sí mismos (el hambre, la defecación, la menstruación) es narrado con acierto. A pesar de eso, los dilemas en torno a los hijos que tienen (Caín y Luluwa, Abel y Aklia) creo que resultaron demasiado complejos, narrativamente, para la construcción de la novela; las mayores virtudes de las primeras docenas de páginas del libro se disuelven en una maraña de intrigas muy poco intrigantes.

Por último, la visión de Elohim (en el texto, “Elokim”) es bastante particular. Es una visión básicamente atea de la deidad: encontramos un dios construido sobre la base de un artista típico del Romanticismo, lleno de caprichos e incertidumbres y frustraciones y motivado entre otras cosas por el deseo de vencer la soledad. La Serpiente, a veces retratada como Quetzalcóatl, funciona como una especie de narrador que describe y explica lo que hace Elokim (sic).

4 comments:

  1. Vi esa portada y leí ese título cada vez que entré a una librería el mes pasado que estuve en Colombia, pero es un nombre tan feo y una imagen tan de libro para jovencitas, que afortunadamente no me animé a comprarlo. Por lo que comentás, al libro le faltó corrector y parece que editor también, ¿no?
    El comentario me hizo pensar en un libro de Mark Twain, creo, que leí en el colegio. Me parece que se llama Diario de Adán y Eva, el tema es el mismo. El texto no lo recuerdo muy bien, pero sí que era una narración sencilla y muy lógica.

    Finalmente, fijate en la frase que te gustó sobre Adán: ¿debe ser le asombra o le asombraba?, dice "Le asombrar..." Y sí, suena bien.

    ReplyDelete
  2. Mónica: ¿Siguen exhibiéndolo en librerías? Debe ser que le ha ido bien en ventas, entonces. No creo que sea un libro para jovencitas, pero no fue una mala idea abstenerte. La intervención de un buen corrector de prueba tardaría si mucho una semana para un libro como ese; no entiendo cómo pueden darse el lujo de no hacerla. Con ella, el texto fluiría tanto mejor, y al inicio de una reseña no habría que invocar los malestares que generan esos errores. También habría ayudado mucho contar con un editor amigo que diera consejos firmes sobre la textura narrativa. En todo caso, las virtudes que destaqué sí me parecieron virtuosas; había ideas bastante bien pensadas y hasta bien construidas. (El error en la cita de Adán fue un error de transcripción; ya lo enmendé).

    No he visto ese libro de Twain, pero ciertamente el tema de Adán y Eva se ha prestado para grandes reconstrucciones. La primera que se me ocurre, por su genialidad, es Paradise Lost de Milton.

    ReplyDelete
  3. Twain, el mejor:

    Monday

    This new creature with the long hair is a good deal in the way.
    It is always hanging around and following me about. I don't like
    this; I am not used to company. I wish it would stay with the
    other animals. Cloudy to-day, wind in the east; think we shall
    have rain.... Where did I get that word?... I remember now
    --the new creature uses it.

    Tuesday

    Been examining the great waterfall. It is the finest thing on the
    estate, I think. The new creature calls it Niagara Falls--why,
    I am sure I do not know. Says it looks like Niagara Falls. That
    is not a reason; it is mere waywardness and imbecility. I get no
    chance to name anything myself. The new creature names everything
    that comes along, before I can get in a protest. And always that
    same pretext is offered--it looks like the thing. There is the
    dodo, for instance. Says the moment one looks at it one sees at
    a glance that it "looks like a dodo." It will have to keep that
    name, no doubt. It wearies me to fret about it, and it does no
    good, anyway. Dodo! It looks no more like a dodo than I do.

    ReplyDelete
  4. DES: Gracias por el aporte. Es bastante divertida esta versión de Twain.

    ReplyDelete