Wednesday, September 23, 2009

Dos sobre la escritura / Two on writing

“el elemento que más ha coadyuvado a establecer ese espíritu de cuerpo entre los neopoliciacos iberoamericanos ha sido una común postura estética que de algún modo los define y los caracteriza a todos: la de saberse contadores de historias, creadores de fábulas sobre la sociedad contemporánea y la de trabajar con la intención de romper los elitistas códigos de la literatura escrita para otros literatos, que tanto abunda y aburre en nuestros panoramas editoriales. Empeñados en sostener que la aventura es la sustancia de la mejor novelística de todos los tiempos —desde el Quijote a nuestros días—, estos autores han establecido una doble comunicación con el mundo que los rodea: primero al tomar de ese universo las historias de que se nutren y luego al devolverlas ya escritas al ámbito real en que viven esos seres necesarios —a veces olvidados por muchos escritores— que son los lectores” (p. 21).

Leonardo Padura Fuentes, “Miedo y violencia: la literatura policial en Iberoamérica”. Variaciones en negro. Relatos policiales iberoamericanos. Ed. Lucía López Coll. San Juan: Editorial Plaza Mayor (2003).
(El cuento de Santiago Gamboa en esa antología está disponible aquí)


“[Such are] the usual writerly methods, which resemble the ways of the jackdaw: we steal the shiny bits, and build them into the structures of our own disorderly nests” (p. xix)
“How many writers have put on other faces, or had other faces thrust upon them, and then been unable to get them off?” (p. 139)

Margaret Atwood, Negotiating with the Dead: A Writer on Writing. New York: Anchor Books (2002).

2 comments:

  1. Concuerdo con lo primero. Que nadie diga que el interés por el género policiaco es nuevo, ya ahí antes teniamos a Borges y Onetti.

    ReplyDelete
  2. Juan: Creo que te gustaría el resto del prólogo, que está disponible completo en Internet, siguiendo ese vínculo. Además, lo escribe un practicante del género. En general, Padura muestra cómo el género en Iberoamérica pasó de ser un trabajo de acólitos o excéntricos a ser una obra con fisonomía propia. Coincide con tu apreciación.

    ReplyDelete